01 - CAPIM RABO-DE-BURRO

Schizachyrium condensatum (Kunth) Nees (POACEAE)

01 - Capim rabo de burro - Schizachyrium condensatum (Kunth) Nees (POACEAE)

 

Planta perenne, 0.35 - 1.1 m de altura, tallos erectos, sin ramas en los nodos superiores. Hojas 3-25 × 0.2 - 0.8 cm, con o sin pelo en ambos lados. Inflorescencia de hasta 45 cm de altura, con muchas ramas en flor, con espiguillas de abundante pelo, que dan la apariencia de plumas, o como el nombre popular sugiere que se asemeja a una cola de burro.

 

Esta no es una planta que asociamos con la ciudad. Visualmente nos transporta al campo, donde se supone que tenemos una vida más saludable. O al menos un mayor contacto con lo que llamamos naturaleza. Quizás un buen comienzo para pensar en la naturaleza es recordar respetar nuestra biología, que en la vida urbana puede ser un diferencial importante. Esta planta puede ser un buen recordatorio de eso.

Distribución: Nativa de toda América tropical y subtropical, que se presenta en grupos en sabanas y campos secos con suelos arenosos o pedregosos, y en lugares alterados.

Situación en São Paulo: presente en algunos lotes baldíos y en los bordes de las carreteras, formando macizos densos donde se convierte en la especie predominante. Fue lo que vi en un gran lote abandonado en la carretera Anhanguera, que funcionaba como estacionamiento de camiones y tenía parte de la tierra pavimentada. La hierba creció sobre el asfalto, lo que demuestra que si la ciudad fuera abandonada estaría cubierta de vegetación en unos pocos años.

Cómo plantar: se multiplica fácilmente por las semillas, que se producen casi todo el año, así como por la división en grupos. Al trasplantarlo, le recomendamos que retire todo el cepellón y excave un doble agujero, limpiando el suelo. Mantenga la mayor parte de las hojas alrededor y, si es necesario, agregue otras para proteger el collar de la planta, manteniendo la humedad necesaria para que se restablezca.

Usos: Usado en proyectos de restauración, principalmente en senderos y campos húmedos, debido a su capacidad para una buena cobertura y estabilización del suelo, así como para la ornamentación de jardines, aunque la mayoría de los paisajistas prefieren usar césped exótico de Texas.

LONGHI-WAGNER, HM Y AL. FLORA FANEROGÁMICA DEL ESTADO DE SÃO PAULO. VOL. 1. POEACEAE. FAPESP / HUCITEC, SÃO PAULO, 2001.

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram

desenvolvido por: